Nuevo año, nuevas tarifas

De interés Ene 10, 2024 #IPC, #tarifas
Comienza el año y con ello, las empresas y empresarios nos hacemos la eterna pregunta de… ¿puedo/debo subir mis tarifas? ¿puedo/debo subir el sueldo a mis empleados?

Para responder a esta pregunta, nuestra recomendación es siempre valorar primero si los costes que cada uno tenemos (alquiler, suministros, sueldos, materias primas…) se han visto afectados en el último año o no y en función de eso, tomar la decisión de repercutirlo a los clientes. Si tras esa valoración vemos que sí han subido, el aumento de la tarifa se verá justificado ya que, de no hacerlo, estará reduciendo nuestro beneficio.

Ahora bien, si decidimos subirla… ¿en cuánto deberíamos hacerlo?

A esa pregunta responde el famoso IPC que tanto escuchamos en las noticias avisándonos de que el valor de la cesta de la compra ha subido, el de los carburantes está bajando, la luz se ha vuelto a disparar… os suena, ¿verdad?

Pues ese famoso IPC es el que nos dará el porcentaje justificado de la subida de nuestras tarifas. A día de hoy, no han publicado el porcentaje de diciembre, pero se estima que cerrará con un 3.1%.

Por tanto, a las preguntas del inicio, os recomendaríamos lo que vamos a hacer nosotros que es, valorar cada caso particular y tomar como referencia ese 3% para aplicarlo en la decisión final, tanto para tarifas, como para aplicar a los sueldos de los empleados

Esperamos que estas publicaciones os sean de utilidad y si tenéis alguna sugerencia sobre temas que os interesen por vuestros negocios, nos encantaría escribir sobre ello.
2 comentarios en «Nuevo año, nuevas tarifas»
  1. Soy partidario de subir sueldos, o no, depende de la situación particular de cada uno. Por mi profesión de perito de seguros, con gabinete propio, he necesitado de colaboradores externos y al principio ofrecía por sistema un porcentaje normalizado para todos ellos, si bien, con el tiempo fui observando que la calidad de las peritaciones era diferente dependiendo del perito, así que me tocaba revisar las peritaciones a unos más que a otros, lo que suponía que el tiempo que yo empleaba en hacer el trabajo de otros peritos no compensaba el porcentaje que les ofrecía, así que decidí diferenciar este porcentaje según el grado de implicación de cada uno de mis colaboradores. Podemos poner un sencillo ejemplo en el caso de los futbolistas de un mismo equipo, y aunque es evidente que el sueldo no es equiparable de ninguna forma al del perito, sí lo es en cuanto a la mecánica para percibir una prima u otra. Como resumen, mi opinión es favorecer económicamente al que es realmente un profesional con su trabajo y menos al que no lo es, es decir, fomentar el trabajo bien hecho y dejarnos de equiparar a todos por igual, que siempre suele ser a la baja, lo que supone, en mi opinión, una tremenda injusticia. Saludos.

    1. Alfonso, muchas gracias por el comentario. Nos alegra que el tema propuesto genere debate entre profesionales. Y además decir que estoy de acuerdo contigo, en lo de que tomar una decisión generalizada, nunca es lo más justo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*